isr los angeles
 
 
 
 
 
 
 
 

Experiencia ISR en el Mundo

CHILE

Historias de bebés que sobrevivieron gracias al metodo ISR

El viaje de cristian

Sábado, 07 de agosto 2010

Flotar (http://www.christiansjourney.org/)

He estado esperando (y esperando y esperando) postear sobre ISR, o Infant Swimming Resource. En primer lugar permítanme explicar la secuencia de acontecimientos que nos llevaron a ISR. Antes del accidente de Christian había pensado en llevarlo a tomar clases de natación. Yo había oído acerca de bebés capaces de nadar, incluso antes de cumplir un año de edad. Luego, al final del año pasado, unos cinco meses después del accidente y cerca de la fecha en que Lola nació recibí un correo electrónico de una instructora de ISR que, junto con todos los instructores ISR de Tucson, se ofrecían a donar los servicios de ISR a Lola. La instructora fue sensible en su oferta y me di cuenta de que estaba un poco nerviosa acerca de acercarse a mí, sin saber cómo iba a reaccionar a la oferta. No podría estar más agradecida. Esta es la razón: Todos ustedes saben lo que estoy viviendo, ¿no? Especialmente si usted ha estado siguiéndonos desde el principio. A lo largo de la ruta de este viaje he conocido a muchas familias que han experimentado situaciones cercanas al ahogamiento bajo el cuidado de otros, bajo su propio cuidado, con cercas, sin vallas, con vallas que se volcaron, con paredes de bloque, con puertas que se abrieron por una mascota de la familia, la lista es interminable. Así que no estaba a punto de levantarme y dar crédito a todas las barreras de protección, porque a pesar de que pueden evitar un ahogamiento, la barrera puede fallar. Pero puedo decir que verdaderamente creo en ISR. Ayuda a los niños a usar movimientos instintivos para aprender a flotar. Es literalmente un programa que salva la vida. Creo en este programa porque, aunque la supervisión falle, aunque una barrera física falle, esto es una habilidad que el niño tiene cuando todo lo demás falla. El programa de ISR en realidad tiene una tasa de éxito del 100%. Así es, el 100%. Podría seguir y seguir pero usted puede chequearlo haciendo clic aquí (www.infantswim.com). No me gusta jugar el juego del "que sería si...", pero lo que sí puedo decir con seguridad que si Christian hubiera tenido estas habilidades antes del accidente, no puedo dejar de pensar en que las cosas habrían sido diferentes. El primer día que llegamos a lo de nuestra instructora, Pam, yo estaba un poco revuelta, un poco desorganizada. Estaba un poco nerviosa acerca de todo esto, pero creo que Pam estaba más nerviosa que yo. Lola lloró, gritó, en realidad. Pero sólo tomó una lección para apreciar el proceso. Algunos padres tienen miedo del llanto, pero yo no soy uno de esos padres. Desde que Christian dejó de llorar, y hasta de vocalizar, desde hace meses, le tengo apreciación al llanto. Y Lola, bueno ella sí que sabe de escenas de histeria así que ya estoy curada de espanto. Y, sabes, la cosa es que un niño que llora no es un niño que se ahoga. Es así de simple. Cuando los niños se están ahogando no lloran. Así que si su hijo está llorando y flotando en una situación en la que ha caído al agua, es una buena cosa. Yo digo vamos adelante con el llanto, quiero escucharlo más. Otros padres están preocupados de que puede ser traumatizante para los niños pasar por un programa tan intenso. Para lo que yo me pregunto - ¿Sabes lo que es aún más traumático? El ahogamiento. ¿Y sabes qué? Lola sí que gritó. Pero con cada lección había cada vez más confianza, menos llanto, más flotar, e incluso algunas "Mira mamá!" "Yo puedo hacerlo!" sonrisas. Fue un hermoso regalo que nos ofreció ISR y su equipo de Instructores de Tucson. Pam y Tracy, las considero grandes amigas nuestras, y un parte esencial de este viaje. Bueno, basta de verborragia. Todavía estoy esperando la aprobación del vídeo y será grandioso porque tengo video de cuando ella empezó hasta ahora y es realmente asombroso. Por ahora, aquí hay algunas fotos de Lola - mi pequeña flotadora


La historia de Chase

Un compañero del trabajo me mando un mail con el video de Miles. Me impactó profundamente y no dudé. Tuve suerte de encontrar a Krista, la instructora en mi localidad y mi hijo de casi 2 años comenzó las clases el lunes siguiente. Chase gritó y trató de pegarle a Krista durante toda la semana. Ella, sin embargo, permaneció calma e inmutable y continuó guiando gentilmente a Chase a través de las clases. Como él estaba tan molesto, ella utilizó la técnica para enseñarle a flotar ya que esto lo tranquilizaba. Luego de una semana, consideré en la posibilidad de retirarlo de las clases. Al día siguiente (sábado) fuimos a la casa de mi madre para pasar el día en la pileta. Cuando terminamos, llevé a Chase, a su hermana (6 años) y a su amiguito a un dormitorio al final de la casa para secarlos y cambiarlos. Los deje a todos ahí mirando la tele y tomando la merienda, y yo regresé a la pileta a recoger todas las cosas que habíamos dejado. Mientras juntaba los juguetes, hablé un momento con mi marido. Tuve un mal presentimiento y le dije a mi marido: Sabes, no sé donde esta Chase en este momento, no puedo hablar. Y regresé al dormitorio donde había dejado a los 3 niños. Si hubiera ido por otro camino distinto al que tomé, no hubiera pasado cerca del yacuzzi. Mientras me iba acercando, veía algo que parecía ser un muñeco flotando. Era mi hijo! Entré de un salto y lo agarré. Mi esposo llego al instante y nos preparamos para darle CPR. Mientras lo acostábamos, nos dimos cuenta de que estaba bien. No tosía ni lloraba! Luego del accidente, pude reflexionar sobre lo que había visto. Chase estaba flotando sobre sus espaldas, boca arriba! Estaba totalmente vestido, con zapatos y todo. El pequeño se salvo a sí mismo! Y con solo 5 clases de 10 min. cada una! Se que Krista, ISR y mi compañero de trabajo le salvaron la vida a mi hijo. Si Chase no hubiera tomado esas clases, que fueron muy pocas, se hubiera ahogado. Mi historia es como muchas otras contadas antes. Sucede en un instante. No escuchamos ningún ruido. Estábamos ahí mismo! Nunca pensé que podía pasarme a mi. Soy una buena madre. Pero sí me sucedió. Le urjo a todo el que quiera escucharme a que haga el sacrificio y lleve a sus hijos pequeños a hacer el curso. Soy honesta al decir que era escéptica al principio, pero dispuesta a probarlo. Hoy puedo decir que mi solcito de ojos azules no estaría aquí conmigo si no fuera por ISR y por la hermosa instructora Krista! Chase ha terminado ahora sus clases, puede nadar y flotar y disfruta mucho del agua. Muy agradecida,


Chelsea Bryan

Laguna Niguel, LA

La historia de Justice

Nuestro hijo de 14 meses terminó sus clases ISR en Febrero. Este sábado, nuestra familia estaba afuera jugando. Fui adentro de casa para cocinar la cena y mi marido se quedó con los niños. En un momento, nuestra hija mayor le aviso a mi marido que se iba adentro de casa también. Mi hijo de 14 meses la siguió. Mi marido pensó que ella sabía que él estaba yendo con ella pero no era así. Al inicio de las clases de ISR, mi hijo lloraba de una manera particular. No era su llanto habitual, era como si dijera "no me gusta estar en el agua"!. Mientras estaba en la cocina, reconocí de inmediato ese mismo llanto. Corrí afuera y encontré a nuestro hijo flotando en nuestra helada piscina, totalmente vestido en ropa muy abrigada, con pañal y zapatillas. Me agache para sacarlo (estaba cerca del borde) y él ni siquiera tosió. Se había caído accidentalmente al agua helada y automáticamente recordó lo que había aprendido...tanto así que no tragó ni una gota de agua! Lo secamos, cambiamos y abrigamos...y él estaba perfectamente bien. Desde ayer, he estado observando a mi bebe con asombro. En total conocimiento de que si no hubiésemos hecho el sacrificio que hicimos para que hiciera el curso, hoy estaría muerto. Ninguno de nosotros lo oyó caerse al agua, lo único que escuchamos fue su llanto. Y no hubiéramos escuchado ese llanto si no hubiera aprendido ISR. Mi corazón sufre al pensar en padres que perdieron a sus hijos por culpa de un accidente acuático. El objetivo de ISR de que "Ningún niño más muera ahogado" hoy se cumplió. Recomiendo fuertemente a todos los padres a que hagan los sacrificios que sean necesarios para lograr que sus hijos estén seguros en el agua. Este programa funciona, nuestro hijo es la prueba V-I- V-I-E-N-T-E! Un cálido abrazo a sus instructoras, Bonny y Becky

Larry and Karri


Magnolia, TX

Familia Matorell

El primero de Enero del 2007, mi marido y yo fuimos testigos del valor verdadero de ISR, y el entrenamiento que nuestro hijo recibió de Emma Grynbal. Esa mañana mi esposo, nuestro hijo, y yo estábamos caminando nuestro perrito labrador dorado en el pequeño pueblito donde vivimos actualmente en Carolina del Norte. Decidimos parar en casa de mi suegro, la cual tiene un estanque al fondo de una colina cerca de la casa. Nosotros mirábamos como nuestro hijo de 2 años corría animadamente colina abajo con nuestro perrito de 4 meses. Él antes había estado muchas veces en los alrededores del estanque profundo, y siempre había sido muy precavido. Esta vez, sin embargo, el perrito juguetón jalaba la pierna de sus pantalones a medida que el corría hacia el estanque, haciéndole zancadilla. Debido a la velocidad con que estaba corriendo, tropezó y aterrizó en el estanque, aproximadamente 1 metro y medio del borde, y desapareció bajo la superficie. El agua mohosa estaba cerca de la temperatura de congelamiento y cuando nosotros llegamos al borde del estanque, solo un círculo de olas indicaba donde podía estar nuestro hijo. El estanque era uno de esos fabricados, había sido cavado hacia varios años. El fondo constaba de arcilla y lima de modo que mi marido parecía hundirse al dar los primeros pasos, muy parecida a la arena movediza. Aunque Colin no estaba lejos de él, le tomo mucho más tiempo de lo usual poder llegar donde estaba porque mi marido se había hundido hasta los muslos en el barro al fondo del estanque que hizo que el nivel del agua le llegara al cuello. La adhesión del barro a sus piernas hizo imposible levantarlas. El estaba pegado. Justo entonces, apareció la cabeza de Colin rompiendo la superficie del agua. Con un suspiro empezó a flotar de espaldas seguido por su técnica de nadar- flotar-nadar. Lo mejor que pudo hacer mi marido fue inclinarse hacia donde Colin estaba flotando, agarrarlo y alzarlo sobre la cabeza y pasármelo a mí. Como exactamente termino tan al centro del estanque es un misterio. A pesar de de tantos meses sin practicar su entrenamiento, él confiadamente desplegó todas las técnicas de ISR que él aprendió de Emma, mientras nosotros vivíamos en Florida. Mientras nosotros atendíamos a Colin calentándole y poniéndole ropa seca, él nunca mostró signos de temor. Sorpresivamente él hablo del accidente con una gran confianza y seguridad. Su única preocupación era que no había ranas, y que no pudiera encontrar "su pared.". Por supuesto, sus lecciones lo habían entrenado para encontrar su camino al borde y sostenerse de la pared de la piscina. Afortunadamente, él supo que hacer en el evento donde no había pared, y utilizo la flotación y los métodos de supervivencia que le habían enseñado. Durante el entrenamiento de Colin con Emma, pienso que mi marido y yo sentimos que lo estábamos salvaguardando a él de la ocurrencia desafortunada de caerse en alguna piscina. No teníamos la mínima sospecha o anticipamos condiciones mucho más traicioneras. Nosotros quedamos maravillados de que Colin no "perdió la cabeza" a pesar de la sorpresa imprevista del agua barrosa que no ofrecía ninguna visibilidad, y la temperatura helada. En este momento nos dimos cuenta que Emma le enseño a Colin más que técnicas esenciales para sobrevivir, ella también lo inspiró y le regaló la capacidad de confiar en sus habilidades. Mi marido y yo notamos que durante el día siguiente, a medida que Colin jugaba, lo hacia con un aire de confianza explicable. Claramente, él estaba muy orgulloso de sus habilidades. Nosotros nos sentimos endeudados eternamente a Emma y a ISR por salvar la vida de Colin. Muy agradecidos

Leslie, Knight & Colin Martorell


Dan y Evelyn

Apreciado Dr. Barnett, El 26 de Abril de 1996 alrededor de las 6:00 p.m. estábamos en el jardín jugando con nuestros dos niños. Mi esposa y yo entramos a la cocina por unos pocos minutos. Mirando por la ventana para chequear los niños, vimos el triciclo de nuestra hija en la piscina. Corrimos hacia afuera y vimos a Lorin (2 años y 7 meses de edad) flotando en el centro de la piscina llorando suavemente, pero flotando y respirando. Ella estaba completamente vestida con camiseta, pantalones y zapatos y había sido capaz de voltearse y flotar. Más tarde esa noche cuando la llevamos al pediatra, quedo sorprendido de oír que ella "recordaba" como flotar de sus lecciones de ISR. El médico tiene la opinión que ella tuvo un "ángel de la guardia." Mi esposo y yo opinamos que el ángel de la guardia es ISR. La razón por lo cual esto es extraordinario, es que no asistimos a las lecciones de repaso cuando Lorin tenia 18 meses debido a que mi esposa se estaba preparando para tomar los exámenes del colegio de dentistas, Lorin no había recibido lecciones en ISR desde que tenía 10 meses de edad. Harvey, nosotros estamos realmente agradecidos a ISR y especialmente por las lecciones que nuestros dos niños han recibido. Su programa, su trabajo y paciencia claramente salvaron la vida de nuestra hija.

Sinceramente, Dan y Evelyn

 
   

r.gatica@infantswim.com

09-77570060

facebook twitter